11 julio 2009

Orgullo gay ¿fiesta o reivindicación?


El fin de semana pasado viví por primera vez la experiencia del Orgullo Gay en Madrid, siempre había querido ir pero por unas cosas u otras nunca lo había hecho (en realidad es porque hay que planearlo con anticipación para tener alojamiento y billetes, y cada vez me cuesta más planificar con mucha antelación).
Juan Carlos lo planeó por mi y yo me dejé llevar, compró los billetes con la tarifa económica y organizó el alojamiento en casa de sus amigos, me ha cogido el punto y sabe que conmigo lo mejor es darme el proyecto desarrollado y no aceptar un no por respuesta.
El viernes me levanté con la emoción del niño que va a la feria y se va a montar en todas las atracciones, ya en el AVE no podíamos parar de hablar, y al llegar a casa de nuestro anfitrión el tiempo justo para una ducha y salir a cenar.
Después de la cena nos zambullimos en el mar de personas que rodeaban la Plaza Vazquez de Mella, imposible caminar por allí, nos fuimos a la Plaza del Rey. Nos encontramos con un montón de "delegaciones" de Málaga, y fuimos charlando con unos y otros. Esa noche acabamos desayunando un bocadillo de jamón serrano, y hablando con unas chicas canarias que acababan de llegar para la manifestación.
La manifestación fue el momento culminante del fin de semana, la vimos en la Puerta de Alcalá, desde donde partían todas las carrozas, poco a poco nos fuimos juntando amigos de Málaga y otros que viven en Madrid, mucha cerveza y muchos cuerpos semidesnudos a nuestro alrededor. El colorido, la libertad, el buen rollo, las ganas de pasarlo bien, todo eso se reflejaba en la actitud de las miles de personas que nos rodeaban. Cada conocido llegaba con algún amigo que era presentado en sociedad, nos hacíamos fotos, bailábamos al son de cada carroza, intentábamos encontrar famosos entre el público o participantes de las carrozas, y hasta Torremolinos tenía su propio destacamento en forma de carroza llena de tíos conocidos.
Este año se reivindicaba la lucha contra la homofobia en la escuela, pidiendo una escuela laica, el principio de la manifestación tenía su pancarta con políticos conocidos para dar ese toque de formalidad a la lucha por la igualdad y la libertad.
Para mi supuso la primera vez que una reivindicación no estaba envuelta en caras serias y silencio, por el contrario, se desprendía felicidad y risas, ruido y música. El homosexual siempre ha tenido que sacar los pies del plato para intentar vivir su vida de una forma plena, la diferencia siempre asusta a las masas, y creo que también en la forma de reivindicar el colectivo homosexual escoge su forma de hacerlo. Algunos creen que esta forma de reivindicar desacredita el objetivo, personalmente, tras haberlo experimentado, creo que en absoluto ocurre eso. Hay homosexuales de todo tipo, es un "colectivo" en el que cabe de todo, precisamente por haber sido incomprendido a lo largo de la historia, una vez se ha hecho visible, permite englobar a todo tipo de personas, tanto los que están, como los que no están, pues los derechos reivindicados, cuando son conseguidos, son aplicados a todos en general, incluso a los detractores de este tipo de actos. Y con eso es con lo que me quedo, que todo el mundo tiene cabida, los heterosexuales abiertos de mente, los homosexuales estereotipados, los homosexuales que huyen del estereotipo, los que no se consideran incluidos en el colectivo, y los heterosexuales que respetan la igualdad.
Le decía a Juan Carlos que se ha convertido en una especie de fiesta laica en la que participan mucha gente independientemente de su orientación, para mi podría convertirse en mi particular peregrinación, como los rocieros, pero sin el halo de religiosidad.

7 comentarios:

theodore dijo...

Me alegro de que lo hayas disfrutado tanto, por como lo cuentas se ve que ha sido divertido, intenso, y además se ha cumplido un objetivo básico: reflexionar sobre qué es esta celebración, más allá de fiesta, marcha y jolgorio (que también, y eso es bueno y muy importante), es un grito de libertad y reconocimiento, de plenitud y ...ORGULLO :-)

Y además, qué buen anfitrión habéis tenido, el mejor de todos.

Un besote.

Stanley Kowalski dijo...

Todo esto resume libertad, que es lo que yo sostengo. Que cada uno pueda disfrutar de la libertad para poder festejar o no, sin molestar a nadie, pero con un objetivo en común, el que vos ya mencionaste. Me alegra mucho que lo hayas pasado tan bien!

BESOTES HERMOSO!!!

sardinita dijo...

Reivindicación también nene, que en los coles se ve que todavía arrastramos un montón de machacar al otro por se como sea.besos

Arguifonte dijo...

-Niño, viste lo del "Orgullo" el otro día.

-Uff mamá, yo paso de esa paparruchada.

-Ay hijo, a mí no me gusta eso tampoco.

(extracto de una conversación con mi mami)

¿Es una reivindicación el ver a una drag con peluca rosa cagar una caca rosa? ¿Consiste en eso la libertad o es una expresión artística tan transgresora que no la entiendo?

¿Debo sentirme orgulloso por ver musculitos y culitos al aire subidos en carrozas?

No voy al gym ni me depilo ¿Debo sentirme orgulloso o avergonzado por ello?

¿Por qué COLEGA dice que me representa cuando está cada día más cerca de la derechona de este país?

¿Por qué lo llaman ORGULLO cuando quieren decir SEXO?...

sonia dijo...

Lo mejor es el buen rollo que hay. Me alegro que disfrutaras, y eso que este año ha sido muy criticada por la lentitud con la que paso.

The Aloofness dijo...

Ofur, creo que si hubieras estado en la manifestaci´on del orgullo aqu´i en Estambul, pa´is musulm´an con un r´egimen pol´itico religioso...tendr´ias otra visi´on de lo que es la diferencia entre una reivindicaci´on por los derechos de un colectivo y una fiesta rosa almodovariana m´as cerca del cabaret que del asociacionismo revolucionario.

A mi me gustan las dos cosas. A mi. Pero entiendo que a ojos de otras personas pueda parecerles confuso ver un reclamo reivindicativo entre tanta exaltaci´on expresionista y art´istica.

Un besote

Sunion30 dijo...

...pues sí, menudo momento, en Bcn otro tanto. Aunque -creo que ya lo habíamos hablado- estoy con Arguifonte. Desvirtuar el contenido intentando vanagloriar la forma libre de expresarse de una manera festiva va a ir siempre en contra, especialmente cuando todo no acaba yendo más allá de una fiesta. Pocos de los presentes dudo que reivindiquen nada en el día a día.Y eso sí sería ayudar a pequeña escala. Sin carrozas, ni colores ni tarimas. No creo que los niños que sufren homofobia en las escuelas lo necesiten.
En fin, mi más modesta opinión. Un besote nene!