18 abril 2009

MI NIÑA DITA


Llevaba uno meses viviendo con Rafa a mis 21 años, recién emancipado me encapriché de tener perro, ya tenía la idea completa: sería una hembra de cocker spaniel, negra, y se llamaría Dita. A través de anuncios del periódico contactamos con unos vendedores en un pueblo de los alrededores, fuimos a comprarla Rafa (había decidido regalármela), Raúl y yo. Cuando vi la camada no tuve ninguna duda, me miró a los ojos con una mirada mezcla de curiosidad, bondad, alegría y la escogí de entre todos los cachorritos.
De camino a casa ella bautizó a Raúl, que la llevaba en brazos, ya que habíamos decidido que él fuera su padrino, haciéndose su primer pipí. Los primeros tiempos la alimentaba con papilla de 5 cereales de Nestle, como no podía bañarla ni sacarla a la calle hasta terminar con las vacunas, siempre la envolvía un aroma dulce de cachorro y papillas. Terminada la fase vacunación le dimos el primer baño, aún lo tengo grabado en vídeo, no le gustaba mucho el agua, y lloraba como si la estuvieran apaleando, pero como soy un sargento en cuanto a la educación se refiere, no tuvo más remedio que claudicar. Me enamoré de ella, no podía pasar mas de un puñado de horas sin verla, en algunos descansos del trabajo corría a casa para cerciorarme de que estaba bien, abría la puerta y ella venía a saludarme moviendo su culillo y yo respiraba tranquilo. Salía de marcha y no paraba de mirar el reloj, con ansiedad de regresar para estar con ella.
Desde su primer paseo me premió con un pipi en la calle, pues siempre había sido muy despierta, y en unos días ya estaba educada a hacer sus necesidades en la calle, hicera frío o calor, lluvia o viento, ella y yo salíamos de paseo, aunque solo fuera una salida higiénica. Sabía que mientras no la sacara a paseo se aguantaría, y no me relajaba hasta que la hubiera paseado.
Se casó felizmente con Byron, que era el cocker spaniel de Rafa, un perro elegante lleno de rizos, con aire aristocrático, pero ella nunca estuvo realmente enamorada. En realidad se enamoró del perro más feo de la ubanización, la podías ver subida a la terraza mirando hacia el jardín comunitario donde pulgui (el perro feo y comunitario) se sentaba a adorarla. En un descuido se fugó y le fue infiel a su marido, pero éste nunca se lo tuvo en cuenta. Después la cubrió como imponiendo sus derechos maritales, de cuyo fruto nacieron 5 cachorritos tan preciosos como ella. Aún tengo cerca dos de sus hijos.
Vivió mi primera separación, mi segunda soltería, luego mi segundo matrimonio, con Jorge se llevaba estupendamente, pues él es un enamorado de los animales, jugaba mucho con ella y la entrenaba en saltos y otros menesteres.
Vivió mi segunda separación y mi tercera soltería, los cambios de casa, mis épocas de hibernación y las de salidas continuas. Por muy buen plan que me surgiera, yo siempre volvía a casa, porque sabía que ella estaba allí, aguantándose y esperándome a que la sacara de paseo.
En mis vacaciones se iba con la abuela, no había cosa que le gustara más, pues ella la malcriaba dándole comida fuera de horas, y tapitas de york que a ella tanto le gustaba. Aún así, cuando la recogía no tenía ningún reparo en volverse conmigo, sabía que con la abuela eran vacaciones temporales, pero que su hogar estaba a mi lado.
Vivió mi tercera separación, recuerdo que la primera vez que Fernando entró en casa y la vio se puso a acariciarla, diciéndole "pero que linda que sos", y claro, ella sucumbió a esas palabras, le pasó como a su amo, no pudimos remediar enamorarnos como tontos. Esos años él se encargaba la mayoría de las veces del baño, de secarla y peinarla. ¡Quien no iba a adorar al chulazo que te dedica tiempo, te dice cosas lindas y te pone guapo!
Dicen que los perros se acaban pareciendo a sus amos, pero yo creo que es al revés, que sus amos toman cosas de sus perros, y casi podía ver reflejada en mi mirada la mirada de ella.
En cada mala época que pasaba estaba ella allí para estar a mi lado, y con solo cogerla en brazos y estrecharla me invadía una sensación de bienestar, de consuelo. En invierno me encantaba tumbarme en el sofá, subirla encima de mi y echarnos la siesta disfrutando del calorcillo que ella desprendía, sobre todo cuando me ponía bocaabajo y ella sobre mi espalda.
El fin de semana pasado la noté rara, estaba hinchada, y después de hacerle una ecografía me dijeron que no podían hacer nada por ella, a sus 15 años ya no podían intervenirla, que decidiera yo el momento de aplicarle la eutanasia. Siempre he apoyado la eutanasia, creo que hay que vivir con dignidad, y morir de igual forma. He necesitado unos días, y he presenciado un deterioro rápido, que me iba rompiendo por dentro, todo el día atento para saber si hacía sus necesidades, si comía o bebía, si caminaba o no, si se tambaleaba y perdía el equilibrio.
Lo difícil es escoger el momento, pues si todavía le quedan ganas de vivir no arrebatárselas, ni esperar a cuando ya esté sufriendo. Esta noche no ha dormido apenas, se la notaba incómoda sentada, tumbada, iba de acá para allá sin acabar de descansar, y esta mañana supe que era el momento adecuado. Ya no se tenía en pie, se caía, su mirada reflejaba la tristeza de una vida sin sentido, un cansancio de sufrimiento, y llamé a la veterinaria. Si esperaba al lunes iba a prolongar un fin de semana de sufrimientos, y tenía que hacerlo por ella, se lo debía a ella.
Salimos al último paseo, movía su cola con la antigua alegría, pero apenas podía caminar y se le doblaban las patitas. Aparqué junto a la clínica, y ya no quiso andar más, la tomé en brazos y entré, la veterinaria me saludó pero ya no pude hablar. Primero le puso el sedante, y me dejó a solas con ella, se fue durmiendo en mis brazos, mientras yo le cubría la cara de besos, ella tenía que sentir que no estaba sola, que su papá le acompañaba hasta el último instante, y así se fue durmiendo. Luego le pusieron la otra inyección, un líquido de color rojo que fue entrando poco a poco y que yo no podía evitar mirar, mientras le sujetaba la cabeza y la miraba a los ojos como antaño. Se durmió en un sueño enterno, dulce, reparador.
Por más que intentaba prepararme,no hay forma, pero al menos he tenido una semana para despedirme de ella. Duele, duele mucho, esta casa hoy está vacía, en cada rincón hay un recuerdo de ella, húmedo de mis lágrimas.

16 comentarios:

theodore dijo...

Precioso, emotivo relato y triste pero justo final, has sido consecuente y humano con tu decisión, y seguro que ella lo ha sabido sin ninguna duda.

Lamento mucho tu pérdida y si te sirve de algo, te mando un montón de fuertes abrazos y todo el apoyo que quepa en mis palabras. Animo.

Muchos besos.

Sero dijo...

Lo siento mucho

Didac Valmon dijo...

jooo, que triste...se me han saltado las lágrimas...a mi morgan le tocará dentro de poco, poco a poco se va y estas cosas me enternecen y entristecen.
un abrazo enorme...

Ra dijo...

¿Para que alargar la agonía? te aseguro que hiciste lo correcto. Trabajo en un Hospital Clínico veterinario y he visto muchas cosas, se como te sentiste, lo veo a diario. pero no dudes que fué lo mejor que pudiste hacer.

Un saludo y mucho ánimo

RA

Breckinridge dijo...

No sabes cuánto lo siento y como te comprendo. Has descrito casi por completo lo que mi fue mi vida con Lulé, mi perra, también una cocker spaniel negra que murió a los 15 años, después de darme muchísimo amor que le reciproqué en la misma medida, al menos lo intenté. Tienes suerte de tener a dos de sus hijos, yo ahora no tengo compañía canina y me resisto a hacerlo porque no queiro sustituirla, la echo muchísimo de menos. Y eso que han pasado casi cuatro años.

Se nota que la quisiste mucho y que le diste una buena vida. Eso es lo que hay que darles a los perros, que nos dan tanto a nosotros. Ello debería hacerte estar contento a pesar de la tristeza, inevitable.

Mucho ánimo. Un abrazo
fernando

Los 3novios dijo...

Ci piacerebbe poterti scrivere nella tua lingua tutta la tristezza ed il dolore che condividiamo con te, in questo bruttissimo momento. Dita ha vissuto felice , ha ricevuto da te e ti ha dato tanto come solo i perri sanno e possono.Un fortissimo abbraccio!
en ser dan

Sule dijo...

Lo siento,la historia me ha conmovido,mas cuando conoci a los dos protagonistas tan de cerca,es duro,ella se la veia mal ya los ultimos meses,a mi sinceramente me daba penita verla tan asi,tan malita,ella estará agradecida por tu gesto,animo!
Un saludo!

sardinita dijo...

lo siento mucho
un beso grande y un gran abrazo

santi dijo...

Muchos animos. YA se le veia desganada cnd yo estuve en casa...asi q bueno, lo siento mucho. un beso. Muy bonito el relato.

Stanley Kowalski dijo...

Lo lamento profundamente, es que, al menos para mí, los que yo tengo, son mi familia. Vivo solo, si les pasa algo, cómo no sentir esa terrible ausencia?

BESOTES

Stultifer dijo...

Mi gata, tras 15 años conmigo, cuida uno de los árboles del jardín. Un beso.

Sunion30 dijo...

Adriano, está ahí contigo y lo sabes. Sigue disfrutándola con la paleta de colores del recuerdo. Un abrazo fuerte.

Anónimo dijo...

juan... soy daniel el americano de sevilla..... mi sammy tambien tiene 15 años y estoy agradecido por cada dia. tu memorial... es para leerlo en trozos, asi fui capaz de terminarlo si cayerme demasiadas lagrimas. me alegro que tienes recuerdos tan bonitos, para siempre!
besos

Thiago dijo...

Ay Adriano, chico, no sabes como lo siento. En tu dolorido post pasé de la alegría inicial - yo he tenido dos perros iguales: Ayax y Elfo- a que me saltarán los más grandes lagrimones. Es terrible pasar por algo asi. Y yo tb. lo he pasado. Mis perros eran un poco alocados pero los amaba con toda mi pasión. Los llevaba a la playa nudista y eramos los 3 felices. Pero a Ayax, que no paraba de dar vueltas sobre si mismo, lo atropelló un coche. Y Elfo tb. murió de cáncer ya mayorcito.

HOy tengo a dos perras snauzer enanas (aunque mi madre prefiere decir "miniatura"). Es quizás la única manera de olvidar a los otros. Aunque es verdad que te quedas tan mal y se sufre tanto cuando mueren que no tienes ganas de otra.

En fin, cari, que lo siento mucho. Es algo terrible perder alguien que te ha acompañado en tantos momentos de la vida.

Bezos.

sonia dijo...

Un fuerte abrazo.

ADRIANO dijo...

Después de un fin de semana de duelo, los días han ido serenándome y poco a poco me he ido sintiendo mejor. Tengo a Rocco, mi chihuahua de 2 años con el que me estoy compenetrando cada vez más, y que alegra un poco esta casa.
Agradezco a todos vuestras palabras de consuelo. Algunos lo entendeis porque teneis familia canina y habeis pasado por algo así, otros lo entendeis a pesar de no tener perro; me alegra haber sido capaz de transmitir tantas emociones que sentía recién ocurrido todo, y que lo hayais recibido tal y como yo lo senti. Os agradezco tanto apoyo, tantos ánimos.
Besos a todos