17 mayo 2009

QUEDA INAUGURADA LA TEMPORADA CABOPINO 2009


Hoy es el 45 aniversario de bodas de mis padres, fruto de la cual nacimos 4 hijos. Siguen juntos pese a las dificultades de la vida.
Cuando tuve mi primera relación sólida, pensé que aquél sería el hombre de mi vida, pero 7 años después aquello se acabó, y supe que nunca tendría lo que se llama "el hombre de mi vida". Descubrí que las relaciones son ciclos temporales en los que dos personas se encuentran y comienzan a girar en la misma órbita, pero que en algún momento alguno cambia de órbita y el otro se queda solo en el universo, girando sobre si mismo para mantenerse en equilibrio.
Hoy, también, hace 6 años que inicié mi última relación, nos encontramos en esta playa en la que estoy tumbado tomando el sol y escribiendo, y empezamos una charla que nos llevó a unir nuestros labios en un beso que duró 4 años. La noche anterior salí con el nerviosismo provocado por la esperanza de encontrármelo, y finalmente fue así. Lo malo (en ese momento) fue que ya estaba ocupado, pero yo, pacientemente, pedí mi turno, que me llegó al día siguiente. Empezamos tímidamente, sin querer poner nombres y etiquetas a lo que vivíamos, pero pronto se convirtió en una relación de amor. Creí ver una señal en que iniciáramos una relación en la fecha del aniversario de mis padres, al igual que creí ver otra cuando supe que sus padres se casaron el día de mi nacimiento. Números, las matemáticas nunca fueron mi fuerte, pero esta memoria traicionera me asalta de repente jugándome malas pasadas.
Hace 2 años que se acabó y, a veces, me pregunto cómo sería mi vida si hoy estuviéramos cumpliendo 6 años de relación. La respuesta es bastante sencilla: seguiríamos viviendo una historia descafeínada, malograda por el paso del tiempo y la rutina.
Y yo, en particular, no hubiera sufrido las varias evoluciones que me han cambiado en estos 24 meses. Seguiría secuestrado por esa involución en la que me refugié en los últimos meses en pareja, sintiéndome distanciado de la sociedad, con la percepción de que no había en ella nada que me interesase.
En cambio, en lugar de ello, me abrí al mundo, me preocupé de crear un tejido social, exploré en mi sexualidad, viví un montón de emociones nuevas, y me sentí más seguro de mi mismo. Y lo que es más importante, reforcé mi carácter, y valientemente me enfrenté a la soledad. Le eché un pulso que terminó en tablas: no la vencí, pero ella a mi tampoco.
No estoy pasando por mi mejor momento personal, los ha habido mejores, pero no estoy mal, estoy contento con la vida que me he ido construyendo, y sé que aún, solo he puesto los cimientos, vendrán muchas más cosas a decorar este nuevo edificio.
Playa de Cabopino, oyendo a Amaral.

16 comentarios:

Stultifer dijo...

Amaral es muy oportuno en este momento playero. Cabopino no me agrada. Fui una vez y hacía mucho viento. Asocio el malestar de aquella mañana a esa playa y no regresé nunca. Hay veces que actuamos de manera inconsecuente: yo en la playa del viento, tú en el amor... y los dos nos equivocamos. ¿A quién le importa? Toemos café una tarde.

cacho de pan dijo...

tengo una relación de más de 30 años...me invalida para la libertad, el conocimiento, la apertura al mundo?

Luis Tomás dijo...

Creo que Adriano se refería a una relación, corta o larga, pero viciada. El fin de la misma es toda una liberación.
Juan, veo que hoy te ha sentado muy bien el sol que tomaste. A mi también, y no anduve lejos.

Stanley Kowalski dijo...

Yo pienso que después de la ruptura, todos los cambios que experimentaste, además de evolucionar como persona, también te prepara para algo nuevo. A mi me pasó.
La foto, muy sugerente. . .


Gracias querido Adriano,por el comentario, siempre tan encantador!

BESOTES HERMOSO Y BUENA SEMANA!

2soles dijo...

Bueno,digamos que Cabopino sigue siendo mi lugar sin explorar... He ido una vez... y de eso hace como seis o site años. Y eso que vivo muy muy cerca. Este año me ha dado por Benalnatura, que está igual de cerca.

Amaral y yo somos incompatibles... no por nada en especial, sino porque ha llegado un momento que de tanto escucharla he acabado aborreciéndolo y solo pensar que he de estar en una playa con Amaral ya me pone de los nervios. Mi último descubriento es Poly Scattergood que se ha convertido en mi amor de playa para estos últimos días.

Yo terminé una relación de cinco años y medio, prisionero de la misma, donde me veía obligado a mantener en secreto un amor que deseaba gritar a los cuatro vientos. Es duro tener que vivir en el armario de otro, cuando el de uno mismo está hecho añicos.

Como tú dices me he convetido en Pokemon...ya sabes porque los Pokemon son capaces de evolucionar a otro ser superior, creo que cada experiencia es una evolución... En ese proceso de evolución continua me hayo, creo que como todos... veremos qué depara.

Ra dijo...

Todo un ejemplo de superación. Enhorabuena!!!

Me gusta tu bañador

un saludo

Ra

theodore dijo...

Me sumo a la recomendación de Polly Scattergood/aburrimiento Amaralero, al piropo al bañador y su percha, y añado una felicitación cálida y emotiva a tus padres (que aquí la gente ve un maromo enseñando chicha y se le olvida que la idea que daba pie al post era su aniversario, jejeje)

Mientras los cimientos sean sólidos, puedes cambiar, poner y quitar todo lo que quieras en el edificio. Aguantará.

Un besote.

Thiago dijo...

Mierda! Se me ha borrado mi comentario, que me había quedado bastante bien.

ASi que ahora tendré que abreviar, cari. Un post muy personal y sincero. Has conocido el amor durante mas de 13 años, y no está mal, es mas de lo que tienen muchos en su vida. Eso de amores de 45 años ya ha pasado a la historia. HOy te enfretnas a la soledad con valor y alegría. Es importante.


Bezos

sonia dijo...

Enhorabuena por ser un luchador y sacar la cabeza fuera ;)

Totó dijo...

Me ha parecido precioso todo lo que has escrito. Mencionas tantas cosas que sería muy largo hacer comentarios de todas ellas. Me gusta que hayas evolucionado, gracias entre otras cosas a terminar aquella relación que duró 4 años. y espero que pronto puedas decir que estás en el mejor momento de tu vida. Cabopino me encanta, pero ir solo me aburre. Besos dulces.

Breckinridge dijo...

Yo cumplo 12 años de realción dentro de poco y me sorprendo cada día de que no hay erosión en nuestro amor, de que la relación es de verdad sólida. No pensé que fuera posible, pero aparentemente lo es. Quizá la clave está en no creérselo del todo.

Bonita foto, sí señor. De Cabopino podría escribir...... ni se sabe, pero cedo mis recuerdos a la íntima alegría del silencio.

ulises1b dijo...

yo estudié matemáticas, teoricamente lo mio son los números, y no sirve, jejeje

saludos

sardinita dijo...

hoy es un buen día para leer tu entrada, y que la hayas escrito tan bien, no sabes el pulso que estoy echando.
Aunque no me gusta nada la amaral, pero todo lo demás me ha gustado mucho.
:*

Sunion30 dijo...

...desde mi orilla veo un faro que va perdiendo pie. Adriano, al final creo que tendré que darte la razón de todo lo hablado...anda, hazme un hueco en la toalla...me rindo...
Un abrazo!

JuanK dijo...

Construyendo después de echarle unpulso a la soledad y no quedar vencido es lo más de lo más...

Un placer conocerte

Te espero siempre
Al otro lado del deseo

Alfonso Ortega dijo...

Ufffff iniciar una relación en cabopino...tiene mérito,para mí toda la experiencia en esa playa ha sido sexo, sexo yyyyy si! sexo y unos cuantos bañitos