14 junio 2009

Invisible en el gimnasio


Últimamente mi amigo invisible me visita poco, pero entiendo que está en un momento dulce de su vida, conoció a un chico con el que ha iniciado una relación, y a todos nos pasa que en el comienzo de las relaciones nos volcamos en ella, y queremos pasar todo el tiempo posible junto al objeto de nuestro ardor.
A mi me alegra mucho ver que está feliz y contento, le hacía falta algo así después de una temporada de traspiés. El hecho de ser invisible no quita para que sea una persona que necesita tener alguien a su lado, pues es de los que les gusta vivir en una relación, y estando soltero se siente perdido.
Solo coincidimos con la rutina del entrenamiento que, por suerte, no ha abandonado. Por suerte para mi, porque así no entreno solo, y por suerte para su pareja, que disfrutará de los resultados del entrenamiento.
De vez en cuando le llamo al orden diciéndole que hay que simultanear el tener una relación, con mantener las amistades, pues la vida se compone de una serie de pilares, y los amigos son uno de los pilares que mejor nos sustentan. Él me escucha, pone la misma cara que yo pondría intentando leer un libro en arameo, y luego sigue con la conversación que corresponda. Como sé que de donde no hay no se puede sacar, no se lo tengo en cuenta, pero me quedo muy a gusto después de decírselo.
El otro día, en el gimnasio, estábamos entrenando triceps en la polea, como son pocas, cuando la pillamos libre la acaparamos para hacer todos los ejercicios de ese día, antes de perder el turno. Siempre hay alguien que viene a preguntar cuánto nos queda para dejarla libre. Ese día se nos acercó Jesús, un chico que suele hablar con nosotros, y me pregunta por mi dieta y programa de entrenamiento, para contrastar con lo que él hace. Un día, hablando, mencionó el hecho de que tiene un hijo, yo sabía que tenía novia, pero no que era padre, y entre ejercicio y ejercicio me enseñó la foto del niño que llevaba en el móvil. Cuando lo vi no pude evitar decirle que era muy guapetón (realmente lo era) y me hizo gracia darme cuenta de como cambia uno depende de con quien hable. Al tio hetero del gimnasio le dije que su hijo era muy guapetón, cuando a mis compañeras de trabajo, cuando me enseñan las fotos de sus hijos les digo que sus hijos son "monísimos". Quiero pensar que cambio mi registro dependiendo de con quien hable, y que eso, como decía mi profe, es tener cultura y educación: adaptar tu vocabulario al receptor con el que te comuniques.
Jesús se acercó con la intención de saber cuánto nos quedaba en la polea, pero en vez de preguntar eso, lo que dijo fue:
- Pregúntame algo (a modo de saludo).
A mi amigo invisible, como le pilló desprevenido la pregunta no se le ocurrió otra cosa que contestar con una broma que solo él y yo, y cualquier rubia de película americana entendería:
- ¿Qué shampoo usas?
En ese momento nos dio el ataque de risa a ambos, mientras Jesús ponía la cara de hetero que no se entera de la broma, pero que sabe que nos estamos riendo con él. Desconcertado, decidió hacer como si no hubiera escuchado la pregunta, e ir a lo suyo.

8 comentarios:

Stanley Kowalski dijo...

Este post es muy sutil, querido Adriano. Claro que hay que ser educado adaptando el lenguage de acuerdo con quién hablás.
Pero el de la foto sos vos, verdad?

BESOTES Y BUENA NOCHE DE MARTES!!

arguifonte dijo...

JªJªJªJª,,,, anda que la respuesta!! ya os vale!

theodore dijo...

Como soy un poco metomentodo iba a contestar yo a la pregunta de Stanley, pero me callaré por prudencia, jeje.

Qué bien que haya aparecido de nuevo el amigo invisible, debes traerlo más a menudo, que da mucho juego. Y el desarrollo del post, estupendo, tan monísimo como guapetón.

Besos educados.

Thiago dijo...

jaja lo mejor de todo, cari, es que o nos tomas el pelo con un post muy diver y mariquieta, o estas feliz con un chico que conocistes hace poco, lo que me encantaría, jajaa

bezos.

JC dijo...

jaja...ya veo tu poder adaptación, acorde a las situaciones, si como diría mi madre:..." A la mejor puta se le escapa un peo"... Sardi, ¿esta frase te gusta? aunque sea vulgar..

PD: no contestó al final? y era mono?

Anónimo dijo...

Me ha gustado mucho este post. Refleja una reflexión al principio, aderezada con un toque de humor al final :-)

Mi intuición, me dice que el narrador está pasando por un muy buen momento emocional, estoy convencido de que ÉL se lo merece :-). De veras me alegro mucho por él, y como no… también por el afortunado ….que yo creo que sí que existe :-) y no es fruto de su imaginación,

Creo que el narrador nos seguirá deleitando compartiendo con nosotros de una manera tan sutil…., sencilla….. y sincera sus reflexiones acerca de las vivencias que nos depara la vida. Además de para nuestro disfrute al leerle, será para él un ejercicio muy revelador :-) sobre sí mismo.

Es más, creo que pronto, un reguero de sensaciones emocionales y físicas, de la A a la Z, :-) le van a suceder, …..tiempo al tiempo…. :-)

sardinita dijo...

nene que te estás a convirtiendo en el trovador de las aventuras gays de gim :)
los triceps, ese músculo tan dificil, a por él!!!!
Gracias otra véz
Muak

Anónimo dijo...

¡Oye!... muy divertido el relato y muy interesante. Me imagino la cara que se le quedo al hetero. jajaja

Y de verdad siento estar acaparando a tu amigo invisible.

Mejor míralo así; ahora tienes dos amigos invisibles.

¿Hace esta suma un amigo visible? ¿hacen dos locos un cuerdo?... ¿y dos locas? jajaja

Un besote guapo ¡Ere de lo mejó!.