01 agosto 2009

Ménage à trois



Hussein en el coche, camino de Tarifa:
- Unas amigas me preguntaron el otro día "¿conoces alguna pareja gay que no sea abierta?".
- En la pregunta se esconde un juicio - dije yo.
Ese tipo de pregunta está muy de moda entre los homófilos, que se suponen que son abiertos de mente, respetuosos con la sexualidad del de al lado, pero que en el fondo, y sin que ellos mismos lo sepan, esconden un prejuicio velado hacia el gay de esta época en la que vivimos.
- Pues yo le hubiera contestado que si, que las mías propias, aquellas que he vivido en el pasado; y además, les hubiera preguntado si conocen alguna pareja heterosexual de nuestra edad que lleven juntos más de 5 años, y que realmente sean fieles.
-No se me ocurrió decirles eso, pero me hubiera gustado caer en ello.
Resulta que ahora que la visibilidad es más aceptada, la sociedad va a dar una vuelta de tuerca, y parece pretender que la relación entre gays emule a las relaciones heterosexuales, pero no las heterosexuales reales, sino las que muestran como modélicas.
Parece que la prostitución femenina es cosa de solteros o divorciados, cuando yo creo que precisamente son los que menos necesitan recurrir al pago a cambio de sexo, ya que no tienen nada que esconder. Ojo, no voy a ser yo quien juzque ni a las prostitutas ni a sus clientes, para mi, mientras unos y otros hagan por decisión propia, no tengo nada que objetar.
La sociedad ve bien, hasta cierto punto, que dos personas del mismo sexo se quieran y quieran estar juntos, pero si a eso le añadimos un extra... eso es harina de otro costal. Pues yo creo que, igual que se han necesitado siglos para llegar a cierta "normalización" con el hecho gay, harán falta otros cuantos para llegar a la normalización de las parejas estables, es decir, a que sea admitido abiertamente el hecho de que cada miembro de la misma tenga sexo fuera de la relación, o que ambos incluyan a un tercero (o más).
Nuestra sociedad proviene de una forma de vida marcada por un catolicismo que solo justificaba el sexo desde la perspectiva de la procreación, y siempre amparado por el sacramento del matrimonio. Es normal que tantos siglos dejen un rastro en las mentes, y cualquier esquema diferente a este resulte extraño o anormal. Pero se olvidan aquellos que han practicado el sacramento del matrimonio varias cosas: por un lado, no todos los ciudadanos de este país son católicos (por suerte); y por otro, que el hecho de casarse, no implica que los miembros de la pareja no tengan sus escarceos amorosos (o sexuales) al margen del matrimonio, de forma clandestina.
El ser gay en un mundo hetero tiene muchas dificultades, antes más, claro, pero algo positivo que tiene es que tu entorno social tiende a compartir contigo aquellas cosas que les preocupa y que no encuentran con quien hablar sin sentirse por ello juzgados: el marido de tu prima que desea a su cuñada, y que necesita hablarlo con alguien sabiendo que tú no vas a juzgarle por el hecho en sí mismo, sino que vas a intentar ayudarle a aclararse las ideas; la amiga que te utiliza de tapadera (como eres inofensivo...) para tener un encuentro con alguien que ha conocido por messenger, en un momento de dudas, y que necesita llevarlo a cabo para reforzar su matrimonio o constatar que no hay que nada que salvar.
Por tanto, el hecho de ser comprensivo con aquel que tienes delante contándote sus problemas, hace que tengas la posibilidad a asomarte a muchas intimidades, que luego no cuadran con esas preguntas malintencionadas y cargadas de prejuicios.
Yo, aunque no lo practique de momento, creo que nuestra sociedad irá cambiando hasta un modelo de pareja diferente al actual. Creo que el ser humano llegará a comprender un día que el sexo está hipervalorado en el sentido de la fidelidad, que es solo una forma más de utilizar nuestros cuerpos y disfrutar de ellos, diferenciando sexo y sentimientos. Porque el hecho de estar enamorado no significa que no puedas desear otros cuerpos, y que este deseo sea puntual de un momento, si no se le diese tanto valor al sexo y la fidelidad, no existirían la mayoría de los conflictos de pareja. Por otro lado, creo que una cosa es la infidelidad sexual y otra la infidelidad sentimental. Yo, que he sufrido ambas, sé que es mucho más dura la infidelidad sentimental, es decir, cuando la persona que se supone que te quiere ha cambiado y sus sentimientos están dirigidos a otra persona, que la infidelidad sexual, que es la mera satisfacción de un deseo sexual que no conlleva ningún efecto sentimental secundario. Y lo he sufrido porque esos actos han sido efectuados a mis espaldas, de una forma velada, como una forma de engaño. Estoy seguro de que hubiese sido muy diferente si se hubiese hablado sobre ello y se hubiesen acordado las mismas reglas para ambas partes, que es lo que al fin y al cabo creo que es más justo, y lo que menos daño puede hacer.

13 comentarios:

Arguifonte dijo...

Me ha gustado mucho tu reflexión. En mi modesta opinión, creo que lo que nos hace falta son modelos de pareja, no tenemos costumbre, quizá por esto, vamos dando aún palos de ciego. Lo que si tengo claro es que no hay que hacer distinciones entre hetero y homo...en todos lados cuecen habas.

Argax dijo...

Estoy muy de acuerdo, el modelo de pareja fiel y monógama esta indicado para mantener una forma de vida que se desmorona.
YA sabemos lo que conlleva etiquetar, después a ver quién es el guapo que se despega la etiqueta de marras.

Sero dijo...

decir que uno practica lo del trío es un riesgo. te miran del revés para los restos

Stultifer dijo...

La infidelidad no tiene sexo.

Sonia dijo...

Lo peor siempre es el engaño ya sea sexual o sentimental y por supuesto estoy de acuerdo contigo que el sentimental es el peor.
Lo que hay que aprender es a no juzgar.

theodore dijo...

Yo creo que todos juzgamos, aunque solo sea en un primer impulso, por mucho que pretendamos no hacerlo. Lo que hay que intentar es reconocer ese juicio y no hacerle caso. Pero es verdad que vivimos rodeados de una cultura represiva que sigue presente, y en muchos casos, reforzándose.

Y sí, indudablemente el engaño sentimental es muchísimo peor. Seguramente es lo peor a lo que una persona se puede enfrentar porque saca a flote todas las inseguridades y malos sentimientos. Y porque es una putada, basicamente.

Un besote.

Luis Tomás dijo...

No acierto a entender la diferencia entre el engaño sexual y el sentimental. ¿O es que el engaño sexual no es una forma de herir los sentimientos de tu pareja?
Saludos Juan. Disculpa si estoy un poco corto de entendederas. Deben ser las vacaciones.

Anónimo dijo...

Es dificil dar una respuesta a una pregunta que se compone de varias preguntas a la vez. La apertura o cierre de las parejas asi como la apertura o cierre de las mentes depende de tantas cosas y se enmarca en tantos contextos que habria que diseccionarlos poco a poco, sin juicios morales, solo la etica mas pura puede dar un poco de luz. Pero eso lleva el ser humano miles de años haciendolo y aun no ha encontrado la respuesta. Si quereis podemos continuar entre todos haciendolo, y para ello voy a lanzar una pregunta: ¿En las relaciones de pareja se da, se recibe o se comparte? y dejo la pregunta abierta para que se opine libremente...

ADRIANO dijo...

- Arguifonte, pensaba que estabas de vacaciones... :-) Podríamos ir esquematizando modelos de pareja, yo ya he perfilado una, la pareja sincera, en la que se comparten las inquietudes sin miedo a represalias. Con respecto a la diferenciación, solo intento ejemplificar diferentes tendencias que suelen ser más comunes a cada sexualidad, pero en el fondo todo es lo mismo.
- Argax, la forma de vida actual no concuerda con los esquemas pasados, por eso los conflictos son más habituales. No me gustan las etiquetas tampoco, pero para comunicarse es necesario categorizar, dar un nombre a un objeto, e incluirlo en una categoría, y a veces se confunde con la etiqueta.
- Sero, es cierto, suele suceder por desgracia, lo necesario es empezar a no juzgar a los demás, y a veces tiene uno que empezar haciendo el esfuerzo, yo lo intento.
Stulti, la infidelidad es propia del ser humano, porque precisamente el ser humano es quien la realiza, independientemente del sexo.
- Sonia, el engañado siempre se queda con cara de bobo, y se siente protagonista de una película barata.
- Theo, en mi último post me echaste la bronca por no responder a los comentarios, supongo que ha sido efectiva. No juzgar es más fácil si se empieza recordando los actos que todos cometemos de los que son susceptibles juicios ajenos. Quizás por eso me resulte más fácil no juzgar.
- Luis, intento diferenciar según mi propia opinión y experiencia. Me resulta mucho peor que mi pareja piense en otra persona más allá del sexo, que cuando se despierte conmigo en realidad quiera despertarse con otro, y sus sentimientos estén junto a esa persona; diferente es que se acueste con alguien de una forma fortuita, sin que de ahí quede ningún sentimiento. Esa sería una forma de explicarlo, grosso modo.
- Anónimo, creo que con los siglos la cosa ha empeorado, seguramente en civilizaciones anteriores (griega ,romana) e incluso en la prehistoria, esos problemas no existirían, porque el sexo formaría parte de algo irracional, más bien instintivo. El querer darle al sexo un significado más allá del puro placer es lo que ha hecho que todo se joda. Y a la pregunta que me haces, pues es simple: para que alguien dé, otro tiene que recibir, habrá parejas en las que uno siempre dé, habrá otras que se vayan alternando en diferentes etapas, y habrá otras que irán tanteando y se darán mutuamente según vean al otro predispuesto a dar o a recibir. (Esto más bien parece una metáfora sexual, pero no lo es). Creo que en el fondo nadie da, más bien se comparte, porque dar significa entregarlo todo sin quedarte nada, que en una socidad que cada vez más tiende a la individualidad (separación de bienes, economías individuales...) no es muy coherente, además de ser un suicidio económico, sentimental, sexual... ¿Eres Antonio?

sardinita dijo...

uı nene que complıcado este post
no se que decırte que no se haya dıcho ya
ası que solo te deseo un ratıto bueno bueno de verdad
porque tu lo vales (loreal)
y no puedo comentarte en el post de la serıe
que vere na mas que llegue a londres pa mejorar mı ınglısss
un beso grande desde turkı

espero verte a la vuelta revuelta
mas besos

Antinoos dijo...

Jejeje, la pareja ideal es la que yo tengo con mi esposo. Ël se acuesta con quien quiere delante de mi y yo tengo a mi novio. Luego nos despedimos con un beso en la boca, y una sonrisa. Deseandonos lo mejor y sin dejar de sonreir.... aunque esto parezca subrealista, el que la lleva la entiende.

Un beso esposo (otro dia que este mas locuaz te rebato tus argumentos, no estoy de acuerdo, creo que has pasado demasiado superficial por el tema)

Totó dijo...

Adriano comparto plenamente eso de que las infidelidades sentimentales siempre son peores que las otras. El sexo es eso, sexo, y la gente le da demasiada importancia. TAmpoco comparto ese deseo de todo el mundo de poseer a su pareja en exclusividad.
Y otra cosa, ¿sabes que vivo en Benalmadena? O sea que no vivimos demasiado lejos.....
Besos.

Juan dijo...

Disfruto de una relación estable feliz y completa con mi novio desde hace 11 años, y no necesitábamos nada más después de mucho limar asperezas. Y sin embargo, un amigo que tenemos desde hace 4 años va y... se enamora locamente de los dos, y cabezonamente nos hace enamorarnos de él a los dos con su encanto. Ahora somos 3. Un trio sentimental y estamos disfrutando de la miel de un soplo de aire fresco, excitante y emocionante en todos los terrenos (sobre todo en el sentimental).
Esto si es un Menage a Trua.
Ahora estoy buscando relatos, páginas, asociaciones, experiencias... no sé, de otras personas que tengas relaciones así (trio sentimental gay), quizá por encontrar un modelo o consejos que me ayuden a verlo de manera más fácil, y a guiarme con la experiencia de los demás. Si alguien puede ayudarme con una sugerencia de este tipo, le estaría muy agradecido. Por ahora, y para los que busquen algo así, les recomiendo KingSize, una película francesa que está genial... pero es la unica película con la que me he podido sentir identificado.
En cuanto a lo que habláis de la hipocresía en la caduca forma de la pareja cerrada habitualmente vista y supuesta, yo creo que es un modelo perfectamente lícito para los que la tienen, que a veces funciona y está genial, pero a veces no... y hay más opciones que deberían ser contempladas y conocidas por la sociedad, para que la gente no se sienta siempre constreñida en unas cadenas que no ha elegido, simplemente porque no se concibe otra/s clases de unión.
Gracias por este foro y estas opiniones tan majas. Un abrazo a todos.