03 agosto 2009

Secret diary of a call girl



Estos últimos días he vuelto a recuperar el viejo y sano hábito de ver series de televisión. He sido un gran seguidor de la serie Friends, y posteriormente Sex and the city, pero ahora que tengo que ocupar mis noches en algo que me evite comerme el tarro (rún rún y rún rún) he acabado viendo una serie de televisión británica que me está gustando mucho. No es la típica serie en la que todo es diversión, frases ingeniosas sobre vidas cotidianas, sino el diario de una prostituta en Londres.
En la primera temporada se presenta al personaje principal, una chica fría y calculadora que nos relata su forma de vida. Ya en la segunda temporada se incluyen personajes con los que la protagonista se acaba relacionándose provocando un cambio en su actitud calculadora, transformándola en una persona que empatiza con los demás. Quizás no tenga unos diálogos para recordar, pero se puede aprender mucho de sexo y de costumbres sexuales.
La chica es guapísima, pero los dos personajes masculinos (Ben y Alex) están tremendos.

5 comentarios:

Mayte dijo...

La he visto algunas veces...sobre todo cuando no tengo sueño y recuerdo el día cuando la dan (soy muy olvidadiza). Es entretenida y curiosa...al menos en las ocasiones que me ha tocado verla.

Un bikiño!

2soles dijo...

Bueno, todo es bueno para evitar el run run... maldito.

Stultifer dijo...

Si no uqieres el run-run maldito del aire acondicionado, nos tomamos unas cervezas cualquier tarde en una terraza.

theodore dijo...

Me la apunto. Yo te recomiendo, entre otras, "Weeds", una de las mejores de esta edad de Oro de las series.

Un besote y no dejes que el run-run pueda contigo!!

The Aloofness dijo...

En estos momentos me doy cuenta de lo afortunado que soy genéticamente hablando. Veo muchos run runes en las cabezas que pasan cerca de mi pero yo no (toco madera) me afecto con los míos.

Para otras cosas no, pero para parar runrunes me hace falta muy poquito. Si descubro cual es la técnica neuronal te la mando por aqui en el momento (si no te pilla de cañas con Stultifer o con la madre camella de Ziodor....).

Besote

PS: Llegué tarde al post de la apertura parejil pero me gustaría añadir (sin ponerme pesao con el tema) que el tema es demasiado diferenciable como para establecer máximas. Quiero decir. No al juicio de valor. No al prejuicio. Pero tampoco no a la ruptura de un modelo para implantar otro. Esto es, no me creo que en las culturas nearthentales, por ejemplo, no hubieran sentimientos de atracción estables ni un "pacto" o acuerdo tácito de "fidelidad" si estos sentimientos eran reales y no forzados.

Heteros y homosexuales forzamos nuestras relaciones por muchos motivos: miedo a la soledad, necesidad de mejora, compartir gastos, tendencia natural a depender de otro ser humano en la misma cama, etc. Todo esto en su justa medida y combinación junto con los sentimientos mayores o menores que se tengan hacia alguien pueden enturbiar y magnificar un amor que sólo en parte es cierto. Evidentemente con el tiempo, 5, 10, 20 años esto se va, pero no porque se agote sino porque los telones se levantan y la realidad viene a poner las cosas en su sitio. Entonces entra en juego la cuestión: ¿Lo dejamos porque esto es un aburrimiento o añadimos un poco de sal?

Las dos decisiones me parecen estupendamente lícitas, yo siempre lo he dejado porque si ya me parece difícil aunar 2 vidas, 3 lo veo utópico y me da dolor de cabeza sólo de pensarlo. Sexo? Cuando ha sido sin sentimientos, también sin problemas.

Un besote