15 noviembre 2010

Nostalgia del miedo

Pero ¿qué mierda te pasa? Te pondes delante de la hoja en blanco pensando, y se te va el tiempo.

No sé, ha pasado tanto tiempo que ya no recuerdo como funciona esto.

Si aún tienes mucho que decir, seguro que ahí dentro, en esa cabeza que a veces parece de chorlito, quedan cosas que podrías plasmar aquí.

Claro que tengo cosas, ¿qué te crees?, que ya no pienso, que ya no imagino, que mi fantasía ya no vuela. Al contrario, son tantas las cosas que no sé por dónde empezar, mi cabeza es una olla a presión que silba y silba, y parece que va a explotar. Y de pronto alguien apaga el fuego, y esa ebullición se interrumpe. Igual que un bizcocho al que se le abre la puerta del horno antes de que comience a subir, cuya masa se habrá desperdiciado y el proyecto de pastel será un fracaso.

Pues si tienes tanto que decir, comienza, da igual por dónde, podrás ir adelante o hacia atrás en el tiempo, ya sabes que es una licencia que todos los escritores utilizan en algún momento.

Pero yo no soy escritor, y no sé si quiero mirarme en el espejo. Me da miedo lo que me pueda encontrar.

Pues qué vas a encontrar, solo tu imagen, esa que lleva años devolviéndote el espejo, con mucha suerte con una arruga más, pero la misma al fin y al cabo.

No entiendes nada, me refiero a que me da miedo bucear entre tantas cosas que he vivido o que he imaginado, hay monstruos a los que no quiero volver a mirar a los ojos, y hay paraísos de los que no sé si podré retornar si vuelvo a visitarlos. Me da miedo volver de ellos y enfrentarme a este día a día tan desabrido, del que a veces me gustaría escapar.

¿Y no es peor quedarte siempre en este día a día? Al menos con tu imaginación construyes vivencias mucho más interesantes que cualquiera de las que puedas vivir en la realidad. Además, seguro que los visitas a veces, sin proponértelo, en un sueño, o cuando sueñas despierto. ¿Me equivoco?

No te equivocas, jodido cabrón, sabes de sobra que es así, pero puedo interrumpir esos sueños en los que me sumerjo por equivocación justo cuando llego a un lugar que no me gusta, o que me gusta demasiado. Justo en ese milisegundo en que el que sé que me estoy adentrando en un peligroso paraje, paro y vuelvo a la realidad. Y de esa forma, me prevengo del miedo, de la nostalgia, de la nostalgia del miedo o del miedo a la nostalgia.

Entonces te aconsejo una cosa, cámbiale el nombre, que se llame: La falta de memoria de Adriano. Así tendrá más sentido. Nada, eso es lo que compartes, una nada fácil y cómoda, como una mente en blanco; u oscura y tenebrosa, como cuando despiertas de una noche de excesos de alcohol sin recordar cómo llegaste al sitio en el que sea que estés.

Siempre has sabido dar donde más duele, siempre has tenido esa habilidad de hacer leña del árbol caído. Ya sé que yo siempre he sido mi peor crítico, el más feroz, que nunca he necesitado a nadie para que me hiciera daño, tengo suficiente conmigo mismo, me basta y me sobra.



9 comentarios:

Ut dijo...

No "preocuparse"!!!!!! fuera miedos, monstruos, nostalgia espejos y falta de memoria...

No hagas caso a tu subconsiente o al yo-cabrón-"porculero" y haz lo que te de la gana.

Pero hazlo y escribe... ya tenía ganas de leerte. Bienvenido!!!!!

besos

UT

Stultifer dijo...

Felicidades por la nueva cara del blog.
Algunos escritores se lavan las manos antes de empezar a escribir. Hazlo y quizá te salen las ideas con más fluides.

theodore dijo...

Cuando tienes el enemigo dentro, es implacable, desde luego que no te hace falta nadie para hacerte daño, cuanta razón tienes.

Pero también te estimula y te permite crear, inventar, remover... o escenificar peleas a lo Pimpinela tan intensas como en esta entrada. Espero que ya que has vuelto, no nos abandones tanto. Aunque tenga que ser con la ayuda (o la maldición) de tu enemigo interior.

Un besote.

Arguifonte dijo...

JOe, pues para no tener nada qué decir... ¡no veas lo que has soltado! Yo también orbito "desmemoriado" ultimamente.

Enhorabuena por el regreso.

ADRIANO dijo...

Ut, a pesar de no comentarte, que sepas que he estado al día de tu viaje a la india e incluso de tu concurso "Buscando a Willy".
Stulti, probaré a hacer lo que dices, quizás sea una cuestión de rituales, jejeje.
Theo, intentaré mantenerme por aquí, estos meses de descanso me han venido muy bien para acumular experiencias vitales. (Me encanta eso de las peleas a lo Pimpinela, no hubiera sido capaz de describirlo mejor, jejeje.).
Arguifonte, sé que estás un poco desmemoriado y todos echamos de menos esos relatos tan buenos que haces, con esa firma tan característica.
Gracias a los cuatro.

Argax dijo...

Sólo escribe y si lo que aparece escrito es una mierda pues grita y vuelve a empezar, el simple llenarse de letras el fondo blanco suele tener un efecto calmante.

Quién coño se dedica a abrir los hornos cuando el bizcocho está a punto de venirse arriba?

Un placer volver a leerte.

Silver's Moon dijo...

Uff que enemigo más dañino tienes ahí dentro....aunque quizá no sea tan enemigo y sólo esté intentando sacarte de la vorágine de encuentros y desencuentros en los que te has metido. Aaaaiiinnns si es que no hay nada como dejar el pasado en su sitio y mirar hacia delante con determinación.

Me alegro muchísimo de tu vuelta, se te ha echado de menos por estos lares.

Un beso grande

TUT dijo...

No debemos ser demasiado duros con nosotros mismo, todos somos mil personas a la vez, ángeles y demonios ¡ somos humanos y no máquinas !. Me alegro de que estes aquí de nuevo y ya sabes somos muchos los que te escuchamos.

Saludos,.

Sunion30 dijo...

...adivina Adriano quién ha entrado en su blog hoy, después de tantos meses, de tantos pensamientos que he ido apuntando primitivamente en una libreta para no olvidarlos, de tantas caras y palabras que he apoyado a un lado de la mesa pensando "más tarde las vuelvo a recuperar" y ahí han ido creciendo, como una pila de platos sucios en la cocina...
Por eso, al leerte para alejarme de mi inminente autoflagelación, he encontrado la tuya. Espero que no te importe que la haga mía. Estamos en unas épocas que hay que aprovecharlo todo :)
Volveremos, de eso no te quepa duda.

Un abrazo.