02 febrero 2010

Un oso hibernando


Bueno, llevo un par de semanas sin dedicarle tiempo a este pobre blog, y no será porque haya estado ocupado porque me he pasado un mes de enero tumbado a la bartola.
Resulta que hoy hace un mes que dejé de fumar, casi no me acuerdo, jajaja, en cuanto escribo menciono que he dejado de fumar, ¿hay alguien que aún no lo sepa?, pero es que es una decisión que cambia tu vida tanto que no puedo obviarlo cada vez que escribo sobre mi.
Ha sido un mes de enero muy introvertido, no he salido ni para tomar un café con los amigos, pero es que parece que los amigos han desaparecido. Al menos la estampida de los amigos de 2soles está producida por su relación, pero mi estampida, ¿por qué estará producida? ¿Será que he iniciado una relación firme con mi sofá y mi cama? Porque llevaba muchísimo tiempo sin dormir tanto como he dormido en el último mes, y claro, eso se me nota; entre que estoy durmiendo lo adecuado, en los horarios adecuados, y el hecho de dejar de fumar, se me está poniendo una piel reluciente, apenas tengo ojeras ni bolsas, y además mi estado de ánimo está en un continuo equilibrio. No tengo ningún estrés, el tiempo no existe más allá del horario de trabajo, el resto es mío, no tengo que pensar en nada más que en mi, no tomo café y como consecuencia no me pongo nervioso, no quedo con nadie y no me pone nervioso la idea de llegar tarde, no tengo que fumar un cigarrillo antes de entrenar, no tengo que pensar en cuántos cigarrillos me quedan y si tengo cambio para la máquina ni en qué máquina podría comprar tabaco. Estoy asentado en una permanente relajación que hace que el tiempo vaya a otro ritmo, tengo tiempo para todo, y lo mejor, es que tengo tiempo para descansar y dormir. Y mi cuerpo me lo está agradeciendo, está respondiendo muy rápidamente a la nueva rutina y a los nuevos hábitos.
Los fines de semana estoy disfrutando de estar en casa, organizarla bien, pasear con Rocco por la playa si hace sol, pegarme las siestas del sábado por la tarde que son las mejores, ver películas que tenía pendiente hace tiempo, leer el libro que estoy casi acabando (he tardado más porque en realidad no es muy bueno, pero ya me produce curiosidad el final).
De pronto me paro a pensar, mi teléfono ¿qué timbre tiene?; hace tanto que no suena que se me ha olvidado mi propio timbre. Esa idea me lleva a pensar, si mi teléfono no suena, qué ha pasado con mis amigos... ¿dónde estarán? Hago un repaso mental de ellos uno por uno, y resulta que a excepción de uno de ellos, al resto no lo he visto en todo un mes. Hemos hablado por teléfono, pero nadie ha hecho el más mínimo esfuerzo por quedar conmigo, es decir, por tener la voluntad de venir hasta Fuengirola a verme. Ahora que lo pienso, si yo no cojo el coche y me muevo hasta donde estén mis amigos, en aquellos días y momentos en que tienen un rato libre de sus respectivas parejas o follamigos, nadie hace lo propio en sentido inverso. A ver si va a ser que realmente no son mis amigos, o que mis amigos han dejado de necesitarme en sus vidas, a ver si va a ser que ya no soy necesario para ellos, a ver si va a ser que mis amigos solo son mis amigos si no tienen que esforzarse, y me esfuerzo yo en serlo para ellos. Aghhhh, de pronto se me cierran las vías respiratorias y me da el ataque de asma... el inhalador, ¿dónde está el inhalador?

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Me encantas...Hombre para tanto no habñra sido el encierro, habrás salido aunque sea oara cenar en casa de algien... todo ha sido encierro...? Quien es ese amigo que no te ha dejado...? un abrazo.. ese vale más que el resto juntos...cuidale...

Stultifer dijo...

Cuando quieras nos llamamos y nos tomamos veinte cafés.

silver´smoon dijo...

Pues estoy con el comentario anónimo, ese amigo vale un potosí, cuídalo y a los demás... no sé, me imagino que lo irás viendo, pero será mejor que la relación sea un poco más equilibrada porque si eres tú el que siempre das...malamente.

Leyéndote la entran a una unas ganas de dormir!!! tengo falta de sueño casi continua, necesitaría hacer lo que tú y dedicarme a mí y a dormir, sobre todo dormir!!!

Un beso grande

Ut dijo...

Me alegra mazo mogollón que el dejar de fumar esté siendo tan fácil y estés tan bien contigo mismo (esto último es super complicado, casi más que dejar de fumar!).

Sobre lo de tus "amigos".... que se impliquen un poquito, para mi es necesario saber de ellos, verlos, olerlos y saber que están bien.

Un beso

Ut

2soles dijo...

Me suena la situación amigos, y además, tengo el mismo problema, mis amigos están si voy a verlos o los llamo... y en fin, luego acostumbran a lo típico... ayyy cuánto tiempo sin saber de tí... pues coño llámame... el resto es silencio.

Y no te obsesiones con el tema, todo esto viene a cuento de la ansiedad por no fumar... en cualquier caso, sí te estás dando cuenta de que es mejor estar sin fumar, de no depender de eso, y de no tener una interferencia llamada humo.

Sigue así...

TUT dijo...

¡ Tenemos todo el derecho del mundo en aburrirnos, en desaparecer de vez en cuando y hacer una cura de salud, dormir hasta que nos hartemos y mirar por la ventana peridiendo la mirada entre los tejados !, tambien en descansaar de los amigos y que ellos descanses de nosotros, los buenos estarán allí cuando queramos retomar nuestra vida anterior.

Nada de inaladador, mételo de nuevo en el cajón
para otra ocasión .

Yo tambien soy fumador ( aunque no ejerzo ) pero se que lo seré toda la vida, ham pasado nueve años y aún se me hace la boca agua cuando veo a mis amigos fumarse un cigarrillo tomando un buen café.

Un abrazo

Anónimo dijo...

Deberías escribir sobre ese amigo que te llamo, viendo como escribes debes decir de él maravillas, seguro que no puedes hacerle mejor omenaje.... y debe ser otro placer leerte..

sonia dijo...

Aprovecha estos momentos de relajación que vives porque suenan a gloria.
Los buenos amigos siguen ahí aunque pase el tiempo y haya silencio. La dejadez invade a todos y caer en el "si no llaman yo no llamo" es lo peor.

Totó dijo...

Enhorabuena por haber dejado el tabaco. Me gusta mucho esa frase de "los amigos solo son mis amigos si no tienen que esforzarse". Considero que es aplicable a mucha gente que no entiende que una amistad es un dar y recibir. Y me encanta el final con el inhalador....Besitos calidos.