04 marzo 2009

LA SIESTA


Algunos días ni siquiera lo siento, parece que queda atrás esa vida anterior y me siento cómodo en esta otra vida que poco a poco, y con mucho esfuerzo, me he ido construyendo.
Otros, todavía me enfado contigo por escoger el otro camino, aquél que se separaba del mío. La melancolía me visita por sorpresa, y me hace revivir episodios de mi pasado. Es difícil olvidar nuestras siestas, cuando llegaba a casa y te veía durmiendo en nuestra cama, en la que yo me metía abrazándote, dándote un beso casto y paternal para no despertarte, y así, mecido por tu respiración, me iba durmiendo, con la certeza de encontrarte al despertar. Luego, me despertaba antes que tú, y me iba a la cocina a preparar café, el mío solo, con poca azúcar, el tuyo con leche y mucho azúcar, en aquella taza desportillada que tu mamá te trajo de Disney y que te acompañó en los 12.ooo km que recorriste para llegar hasta aquí.


Cuando ya estaba servido el café en la bandeja, con las galletas que te gustaba mojar en él, yo me acercaba sigilosamente, y vestía tu cara de besos tenues, para que regresaras al mundo consciente poco a poco, tenías tan mal despertar. Siempre la misma pregunta: "gordo, ya son las 5, ¿te traigo el café a la cama o te levantas?" Y tú contestabas con la lengua aún de trapo: "mmmm, no mmmm, me... levan...to". Y yo te esperaba en el salón a donde llegabas con la cara de niño recién levantado, el pelo revuelto, los ojos pegados. Tu aliento era denso, y yo disfrutaba de él acercándome a tus labios y absorbiéndolo, como intentando arrancarte una parte de ti, una parte de tu espíritu. Comías despacio, muy despacio, se te caían los trozos de galletas, y se te derramaba el café, ¡siempre fuiste tan torpe! Y así, despacito, volvías a la consciencia plena, para empezar la tarde a la que le quedaba poco de luz.
Ya no tomo café por la tarde, aunque sigo echándome la siesta, solo y en el sofá.


Evocación en una tarde de diciembre 2008, después de la siesta.

17 comentarios:

Didac Valmon dijo...

una evocación realmente meláncolica, me deja un poso triste por ahjí dentro, aunque es bien bonito cómo lo escribes y describes

Stanley Kowalski dijo...

Nostalgioso recuerdo de una de tantas siestas que compartiste con esa persona. No sé porqué pero intuyo que es argentino. Espero equivocarme.

Un beso grandote.

Ra dijo...

Uno que hoy mismo se ha echado una siesta de dos horas y media...ejem... (me da un poco de vergüenza decirlo...jeje), ha echado de menos su despertar con besos y caricias y con una taza de café repleta de galletas....

Lo que daría yo por tener a una persona como tu a mi lado...

Un abrazo

Ra

theodore dijo...

Tener buenos recuerdos y revivirlos de vez en cuando es un buen ejercicio, siempre que no se transformen en dolor. Ya sabes.
Un besote.

sardinita dijo...

Como la canción del serrat (madre rojilla que tenía una) - uno se cree que las borro el tiempo y la ausencia, pero su tren tomaba billete de ida y vueeeeeltaaaaaaa, son aquellas pequeñas cosas.............

uf nene, yo me pongo "se lo que hicisteis" y me concentro en las tonterías del miki pa que me den una siesta sin soñar

muak!!

Stultifer dijo...

Suena el teléfono, un coche pita atronadoramente en la calle, el perro se ha puesto a ladrar. Me despierto de mi siesta respirando intranquilo y con los ojos asustados por la luz. Otra tarde más.

caotico_jq dijo...

Qué buen texto, está muy bien escrito y es muy evocador. Me ha encantado, sobre todo, la parte en que lo despiertas y va a por el café.

Un abrazo.

P.D: Es que me encanta Andrea Caracortada... jeje.

arguifonte dijo...

Joer, porque no te conozco, que sino cualquiera diría que he echado la siesta contigo; suelo repetir los mismos pasos cuando las echo con alguien...

¡Ay esas siestas + pareja! Yo las llamo "Abraziesta"... Sin duda uno de los momentos por lo que merece la pena tener pareja.

Un besote.

Stanley Kowalski dijo...

Adriano, mi blog y yo te extrañamos.

BESOTES

JC dijo...

visita a theodoro, y ponte musiquita, que esta mu chula...que tiene mu güen gusto...y menos siesta, a bailar...

Thiago dijo...

ay, cari por dios, que a mi con estas cosas es que se me saltan las lágrimas.. pero de verdad, eh. Nada de literatura.

A ver, parece que aprendo algo mas de tu ex-... Era americano? Parece que vino de lejos para tirarte el café por todas partes, jaaja. En fin, que terrible verdad, estar en el paraíso y ser arrojado de él. Recordar esos momentos tan sencillos y familiares puede ser un atuténtico tormento. Evidentemente tu complacencia no ayuda... Echar la siesta en un sillón ante la tele solo puede parecer a veces una buena opción, pero no cuando se ha vivido en el amor.

En fin, la única manera de olvidarlo es otro que duerma igual, pero tenga mejor despertar, le huela mejor el aliento y no tire todo por ahí como un cocho jajajaja (Esto es por animarte, lo notas, no?). BEzos.

Stanley Kowalski dijo...

Hola Adriano!! Realmente te extrañaba, gracias por el comentario. Hay dos cosas que quiero aclararte, una es que para mí el HIV no está asociada con la promiscuidad, para nada pienso así, y la otra es que tampoco pienso que tener muchas parejas sexuales signifique promiscuidad, pues uno lo puede hacer por la búsqueda del placer, o empujado por la soledad y la falta de amor, etc. Pero necesitaba tomarme algunas "licencias poéticas" para que me cerrara la trama. Es decir, como vos bien sabés, escribir un cuento o una historia corta no es tan fácil como parece, pues tenés que plantearlo, luego viene el conflicto, después enroscarlo un poco y el final a toda orquesta; todo eso en la menor cantidad de palabras posibles. No me quejo, me encanta, pero lo menos que puedo hacer, es darte una explicación.

Gracias nuevamente y te mando un beso grandote.

Stanley Kowalski dijo...

Gracias Adriano por el comentario que me dejaste por el premio, no te voy a mentir, me hizo muy feliz.

BESOS

CHOPINGO dijo...

Es verdad,dormimimos para olvidar(creo).

Sunion30 dijo...

Después de leer esto, me preguntaba qué debe estar pasando con los cafés últimamente...y dado la fecha de la evocación espero que hayas vuelto a tomar el café de la tarde. También hace soñar.
Un beso, J.

ADRIANO dijo...

Didac, no pretendo entristecerte, era solo una evocación del pasado, hay mucho más futuro que pasado.
Kowalski, qué importa su nacionalidad, en el fondo eso da igual, no tengo nada en contra de nadie, ni siquiera en contra de él.
Ra, seguro que te merecías esa siesta... Es cuestión de buscar, estoy seguro que hay mucha gente ahí fuera deseando compartir sus siestas, y prepararte el café.
Theo, ya me conoces, los revivo solo lo justo, últimamente estoy más volcado en el presente.
Sardi, eso hacía el año pasado, pero últimamente se me olvida que tengo tv.
Stulti, el despertar casi siempre es duro, pero se nos olvida que estamos aqui, aunque sea con sueño.
Caótico, yo también soy fan de Caracortada, y de su personalidad.
Argui, ¿seguro que no nos conocemos? Me ha encantado el concepto de abraziesta, me lo anoto.
JC, y me pasé por allí y me eché mis bailes, que ya se me estaba olvidando que yo también sé bailar.
Thiago, tienes razón, quién me mandaría a mi buscarme a alguien que me deje el tapizado del sofá lleno de lamparones... jajaja.
Kowalski, ya hemos tratado este tema en privado, solo decirte que no necesitas explicarte, sé que una cosa es un relato, y otra la opinión personal, a veces reflejamos perspectivas que incluso van en contra de la nuestra, es la necesidad de provocar el conflicto a tratar. Qué duro es escribir... jajaja.
Chopingo, no sé si dormimos para olvidar, u olvidamos para poder dormir, estoy aclaándome.
Sunion, no he vuelto a tomar café, pero porque luego me impider conciliar el sueño, en su lugar me tomo un batido de proteínas, jajaja.
Besos

Rocío dijo...

Independientemente de que la historia sea cierta o no- y no por ello menos real y bonita-, cuánta ternura al escribir.
Es una preciosidad.