22 febrero 2009

NOCHE


Te imaginaba oscura, fría, envuelta en un olor rancio, ansiosa y egoísta, deseosa de quedarte con todo lo que se cruzaba a tu paso.

Siempre te rehuí, te tenía miedo, sólo imaginarte me recorría un escalofrío por la espalda.

Un día me encontraste por fin, no pude escabullirme, me alcanzaste y me hiciste tuyo. Una vez poseído por ti, no tengo frío ni miedo, no hay hambre ni sufrimiento.

Tu caricia me reconforta, tu abrazo lo busco, tu beso me emociona.

Buenas noches, soledad.

16 comentarios:

Stultifer dijo...

Pensé que hablabas del agua.

arguifonte dijo...

A veces la soledad bien administrada es tan necesaria...

Un beso.

ulises1b dijo...

a mí particularmente no me gusta la soledad, pero también es curioso que también se echa de menos en determinadas ocasiones...jejej

un besote

Thiago dijo...

La soledad está sobrevalorada..., no está mal la verdad, pero mucho mejor es follar, y pa eso no es conveniente estar solo, se hace más dificil o casi imposible, jajaja. La prueba está que hay millones de blogs sobre sexo y tios en bolas, pero cuántos blogs hay sobre esa Soledad, quién quiera que sea? jajaja

No sabía de tu nominación a blog más científico, jajaja.

Bezos.

Thiago dijo...

Ya sé quién es el que trabaja con libros: Nyc del blog Inquireer,jaja sorry.

Bezos

theodore dijo...

Precioso texto :-)

La palabra soledad tiene una carga negativa muy grande, y no debería ser así. Además, nunca estamos solos. Tener pareja es muy bonito y gratificante y blah blah blah, pero que no haya pareja no quita que tengamos muchos otros afectos (familiares, amistosos, con suerte hasta laborales) tan o más importantes, y en el día a día, transformar la negatividad de "soledad", en lo positivo de "autocompañía" cambia el chip de una manera brutal. Claro que hay mucha gente que no se soporta y no quiere ni sabe ni le interesa estar consigo mismo...

luis tomas dijo...

Creo que la soledad que ilustra Adriano de forma tan sugerente es distinta a la que entendemos normalmente como estado de la persona solitaria. Incluso me atrevería a decir que es un descubrimiento necesario y compatible con otros estados relacionales de la persona. El descubrimiento de uno mismo. Enhorabuena por brindarnos un motivo para reflexionar en voz alta sobre esta vertiente

TitoCarlos dijo...

Luis Tomas tiene razón; no es lo mismo la soledad que estar solo; en la soledad se encuentra uno consigo mismo, se practica la autocrítica con mas facilidad, y de ahí al cambio.
Al post lo has llamado 'Noche'. Gibrán dice que para llegar al amanecer hay que atravesar la noche. Quizás le pasa lo mismo a la soledad, es el transito hacia la compañía, que no significa que alguien se siente a tu lado.

Stanley Kowalski dijo...

Simplemente bellísimo, me fascinó. Felicitaciones

BESOS

sonia dijo...

Me gusta como escribes :)

Ra dijo...

Rescato una entrada que escribí hace tiempo en un blog privado que comparto con unos amigos:

SOLEDAD VOLUNTARIA

Muchas veces siento la inmensa necesidad de estar solo, de tener mi espacio, tiempo para mí, para mis cosas. Me gusta compartir buenos ratos con mis amigos claro está… pero si antes buscaba a alguien desesperadamente para ocupar mis ratos de ocio y tiempo libre, desde hace un tiempo esto esta cambiando.

Es cierto que desde siempre me ido solo al centro a pasear o de compritas pero últimamente y cada vez más me apetece hacer cosas en solitario (no seáis mal pensados, no estoy hablando de las pajillas….que también, je,je).



El tema me esta empezando a preocupar, porque esta falta de dependencia hacia los demás no es muy normal; Quizás sea la costumbre o que cada uno tiene su vida ya hecha y esto complique en cierto modo la comunicación o los momentos para compartir actividades (los trabajos, la independencia de cada uno, las parejas, la crisis, la dejadez…yo que sé…)

Así que casi forzosamente he empezado a disfrutar de “mis cosas” y estoy contento porque no es algo obligado sino voluntario. Algo que he decido yo pero que no quita ese sentimiento, necesidad y ganas de ver a mi gente y pasar buenos momentos juntos.

“Soledad: carencia voluntaria o involuntaria de compañía”. (DRAE)


(QUE COÑAZO TE HE SOLTADO, SORRY ADRIANDO!!!)

Un saludo

Ra

caotico_jq dijo...

Pensé que hablabas de la muerte... bueno, la verdad es que es un poco intercambiable, si te paras a pensarlo.

Un abrazo.

Luz de Gas dijo...

YA desde el tñitulod e tu blog me ganaste


Me gustaría entrevistarlo en directo en el radioblog del 21 de Marzo de 13 a 17 horas, que habrá un especial de los premios Maritoñi, para los nominado damnificados.

Las entrevistas las haremos a traves del chat de voz de gmail quien lo tengo instalado y funcionando o a traves del teléfono fijo.

Nos gustaría contar contigo, ponte en contacto con nostros a traves del correo electrónico

juanduqueo@gmail.com

espero que te animes a participar

Besos

ADRIANO dijo...

Stulti, podría ser, pero a mi no me ha dado nunca miedo el agua.
Arguifonte, es muy necesaria, es cierto, uno evoluciona y madura intensivamente en ese estado.
Ulises, claro que sí, necesitamos tiempo para mimarnos, ya sea intelectualmente o físicamente.
Thiago, en el equilibrio está la perfección, un poco de soledad, un poco de compañía (para el sexo también).
Theo, totalmente de acuerdo, esa gente que no se soporta, yo creo que más bien no tiene un mundo interior propio, y necesita que alguien le entretenga.
Luis Tomás, es exactamente así, tan necesario que todos deberíamos tener dosis de soledad por ley, jejeje.
Tito Carlos, me encanta eso que dices.
Kowalski, gracias.
Sonia, bienvenida a esta casa.
Ra, eso que has escrito es un post en toda regla, pronto estaremos leyéndote a ti.
Caótico, menos mal que no hablaba de la muerte, estaría muerto en este momento, jejeje. Pero si, hay paralelismos.
Luz de gas, por mi encantado, aunque no sé muy bien cómo acceder a ello, mantenme informado.

Decía Antonio Gala que en inglés hay dos tipos de soledad: loneliness y solitude. La primera es la soledad no deseada, aquella que sientes a veces estando rodeado de personas, cuando necesitas estar en una compañía amiga. La segunda es la soledad deseada, esa que te permite concerte a ti mismo, y te facilita desarrollar tu intelecto, pensar, leer, pintar, escribir... Por desgracia, en español solo tenemos una palabra para definir esos dos sentimientos, y me resulta raro, porque con la de sinónimos que tenemos en esta lengua tan rica para cualquier cosa, y para esos sentimientos tan diferentes e importantes solo tenemos una. Habrá que inventarla, ¿quién propone un neologismo?
Besos.

Sunion30 dijo...

Dicen que su mordedura genera adicción. Que su ausencia genera un vacío, bendita redundancia. Que tras el hallazgo, las calles nunca nos vuelven a mirar igual y los cafés adquieren un gusto especial. Dicen que si de nuevo, regresa, no la rechazamos sino que le hacemos un hueco al lado derecho de la cama.
Dicen, pero en el fondo somos todos quienes lo decimos.
Una entrada valiente, emperador Adriano.
Un abrazo!

p.s.y sí, pase lo que pase, siempre serás el primero ;)

sardinita dijo...

y el sabina, el sabina tambien tiene una copla... larirorarorirolaroriero, no te suena???, yo la canto mucho, un beso cielo!!!